LA TEMÁTICA DE LA OBRA

La naturaleza, el campo y los cambios que trae la tecnología 

Es en virtud de que la temática que me interpela es la vinculada al ámbito rural del sur de la provincia de Córdoba, escenario de mi vida, que entiendo importante hacer una breve reseña respecto a este paisaje. Por otra parte, considero a estos comentarios como muy significativos habida cuenta de que algunas cuestiones atinente a este espacio pueden escapar al pensamiento urbano que es el que suele prevalecer en el arte. De hecho, la persistencia en mi trabajo sobre determinados temas puede que haya desconcertado a muchos de mis docentes, ya sea por el pretexto elegido (generalmente relacionado con la representación del ganado bovino y su contexto geográfico), o por el tipo de lenguaje (figurativo) utilizado y, finalmente, a causa de los soportes elegidos.

A lo largo de los años, el campo y sus circunstancias aparecen como un tema recurrente que ha surcado mi obra. Esta temática se plantea a partir de una problemática mundial contemporánea pero, fundamentalmente, según su emergencia específica en el sur de la provincia de Córdoba (República Argentina). Los nexos entre una problemática local (rural, cordobesa y argentina en este caso) y un espacio global han sido abordados por Milton Santos1 a partir del concepto de “Metamorfosis del espacio habitado”. En este sentido, Santos se refiere al redescubrimiento, remodelación y renovación de la superficie terrestregeográfica a partir del cambio del espacio mundial como consecuencia de la expansión demográfica y urbana que, por supuesto, no es ajena a los avances científicos y técnicos. El autor ilustra esto a partir de, por ejemplo, el hecho de que en el siglo XIX era necesario el trabajo en el campo de sesenta personas para alimentar a un individuo de la ciudad; mientras que, dos siglos después y en algunos países, la proporción varía notablemente a un habitante rural por cada centro urbano. Es sabido que la revolución global producida por el capitalismo tecnológico ha causado graves distorsiones en la naturaleza; la ciencia puesta al servicio de la producción ha convertido al medio en un lugar cada vez más artificial y, de esta forma, el paisaje cultural ha sustituido al paisaje natural. La tecnologización como herramienta del progreso ha traído como consecuencia modificaciones en el ecosistema que, sin duda, recaen en el desmejoramiento de la calidad de vida del ser humano, de nuestras tierras y de los recursos naturales.

A esto se suma que con el aumento de la actividad en el sector terciario y secundario, el campo se ha visto obligado a tener una producción más rápida e intensa, beneficiándose con ello más la agricultura que la ganadería. Esto determinó que se produjera un confinamiento de los animales y una deserción del ganado en los campos argentinos. Es justamente ésta la temática que planteo en mi obra. Esta problemática bastante general que acabo de enunciar se enlaza con otras cuestiones más específicas en la vida del hombre de campo que, siendo un ser social, vive en un contexto rural que lo condicionan al aislamiento y a una vida solitaria. Por sus circunstancias, el hombre de campo ve limitadas sus posibilidades de comunicarse socialmente; la imposibilidad geográfica y práctica de concurrir a la escuela, a centros culturales, a la universidad, etc. se confabulan para favorecer su soledad y desconexión social y cultural. Todos estos factores concurren en coartar o dificultar la educación para las personas que viven en el campo. Al respecto, Santos afirma: La ciudad reúne un considerable número de las llamadas profesiones liberales, posibilita sus interrelaciones, por lo que la creación y la transmisión del conocimiento ocupan un lugar privilegiado en ella. De esta forma, la ciudad es un elemento impulsor del desarrollo y del perfeccionamiento de las técnicas. Se puede afirmar, entonces, que la ciudad es un lugar en constante ebullición2 . Así, puede concluirse que el concepto de la obra juega a partir de esta temática que sucintamente hemos desarrollado, de un modo más general vinculada al escenario del espacio rural y, de uno más particular, relacionada con el ser que lo habita.